miércoles, 19 de junio de 2013

BSO (12) R.E.M. - Losing My Religion 1991




1991. España se encuentra a la cabeza del paro europeo con 3,5  millones de parados. Sergio Dalma representa a España en Eurovisión con la canción "Bailar Pegados". Quedó cuarto. "El Silencio de los Corderos" gana el Oscar y Hannibal Lecter acaba de entrar en nuestras vidas. El precio medio de una entrada de cine es de 390 pesetas (2,94 euros).

1991. Guerra del Golfo: La Madre de todas las batallas y Operación Tormenta del Desierto. Petróleo y dinero. Guerra de los Balcanes. Nacionalismo y fanatismo religioso. Pérez Reverte nos lo cuenta desde RTVE . Golpe de estado en Rusia. Desaparece Gorbachov y aparece Yeltsin. Desaparece la URSS. Es el primer año de la Alemania reunificada.

1991. Se lleva el Grunge. El Rap también anda por ahí. Skateboard y colores flúor. Sobre todo el rosa. Camisas de cuadros. Si son de tu padre, mejor. Nirvana. Guns N' Roses. REM.

1991. SEGA y Nintendo están en guerra. Sale la Super Nintendo. Los ordenadores son como pequeñas televisiones subidas a un pedestal, usan disquete de 3 1/2 con una capacidad de almacenamiento de 1,4 MB. (un pasote). Todavía se usa, aunque poco, el Floppy, de 8 pulgadas, blando y con capacidad para 100 kb. Apple Computer saca un portátil, el Power Note 100. El sistema operativo era el MsDOS, con letras verdes o blanquecinas sobre fondo negro. Word tiene el fondo azulón y las letras amarillas. ¿Ratón? ¿Qué es un ratón?

1991. Amanita tiene 24 años y ya es mayor: tiene su primer trabajo remunerado y vive de él. Tiene una carrera universitaria y un Máster del Universo, maneja con soltura el ordenador. Vive en una Barcelona llena de zanjas, obras y vallas, poseída de frenesí pre-olímpico. Vive muy cerca de la Plaça Molina, en un piso de 4 habitaciones que comparte con tres varones. A veces van a cenar a la Torradería de la Plaça. Ellos trabajan en alguna de las Big Seven (después de varios procesos de fagocitación hoy son las Big Four). Ella trabaja en el departamento jurídico de una de esas consultorías para todo sita en algún punto de la Diagonal, entre la casa de les Punxes y el Passeig Sant Joan. Tiene un jefe que la hace trabajar muchísimo, pero aprende mucho más. Amanita es joven, dinámica, moderna y conduce su propia vida. Su novio, del que está muy enamorada y al que es totalmente fiel vive a 575,556 kilómetros. Al menos un fin de semana al mes va a verle, en bus. El bus sale los Viernes a la siete de la tarde y llega a las cuatro de la mañana. Él la está esperando. A veces la espera toda la panda. El bus de vuelta sale el Domingo a las nueve de la noche y llega a la seis de la mañana del Lunes. En las despedidas están ellos solos. Esos Lunes eran muy duros de llevar. Dos años después Amanita se casará con su novio, y al año siguiente dejará Barcelona. Catorce años y dos niños después se separará de él.

2013. Amanita lleva 22 años trabajando. Ha avanzado profesionalmente, y hoy tiene su propio equipo y es la única mujer del Comité de Dirección de una empresa de talla media, tirando a pequeña. Pero no se resigna a dejar de progresar y de hacer cosas nuevas. Con las nuevas normas, para llegar a la edad mínima de jubilación tiene que trabajar 21 años más. Así que a día de hoy y con reglas de hoy tan sólo acaba de traspasar el ecuador de su vida laboral. Y eso da muchísima pereza y algo de vértigo. Claro que como cualquiera de nosotros, mañana puede ser su último día en la tierra. O no. Nadie tiene la medida de su propia vida.

Hace 8 años que está divorciada, y a pesar de los deseos de muchas de sus amigas no se ha vuelto a "enganchar" con nadie. Cuando su Nuevo y Flamante Director General le pregunta con el descaro que sólo puede tener un extranjero aún no integrado que porqué, ella contesta que no tiene ni tiempo, ni el carácter adecuado. Nació con una señal de "Handle with Care" que reluce en todo su esplendor en las distancias cortas. Ya no es tan joven, intenta seguir siendo dinámica y conduce su propia vida.

Pero en esta extraña primavera del 2013, en la que parece que el verano no llegará nunca, en la que las nubes cubren el cielo y el viento sopla frío, en la que al sol le cuesta abrirse camino, no dejo de hacerme preguntas. Mientras en Salamanca una máquina de diálisis, tres días por semana, cinco horas cada día ata a la vida a mi cuñado y se lo devuelve a su familia. Mientras en Guadalajara una máquina irradia su venenosa luz azul diez minutos al día, cinco días a la semana sobre el hueso frontal de Han Solo con la promesa de que todo volverá a ser como era. Mientras en Valladolid mi prima espera a que su pelo crezca para poder volver a peinarse su propia melena y aparcar la artificial. Mientras en un hospital de Alcorcón una de las chicas de mi equipo está tumbada ahora mismo en una cama en espera del resultado de su biopsia. Mientras en un piso de Las Tablas otra de mis chicas examina los papeles de su invalidez porque no ha logrado superar aún los efectos colaterales de la operación y la quimio de hace dos años. Ninguno de ellos ha pasado de los 50.

No dejo de hacerme preguntas mientras el insomnio ha vuelto a instalarse en mi vida. El insomnio es un viejo compañero de mis crisis existenciales. Estoy reseteando las coordenadas de mi lugar en el mundo. En estos 22 años de camino de lo que puedo calificar de mi vida adulta he dejado muchas cosas en el camino, entre ellas una gran parte de mi fe en las cosas en las que un día creí. Pero no hay de qué preocuparse. Ellos no van a rendirse y yo tampoco.

lunes, 25 de febrero de 2013

Clases de inglés: Oscars 2013. Nipples...


Seré rápida. Seré breve.

Hace muy poco, he decidido rescatar mi oxidado inglés y me he apuntado a clases de conversación los Viernes. Una hora y media todas las tardes. Esa cosa tan tonta ha resultado ser un elemento muy motivador, si bien he de confesaros que me percibo a mí misma como un elemento un tanto perturbador en lo que era, hasta el momento era un grupo serio y formal de alumnos de edad media. O sea, de entre 30 y 60. Cuando llegué éramos 3, ahora ya somos seis. Una serie de alumnos no muy motivados ha vuelto a clase. El profesor (que es el que tiene 30) me dijo que era un elemento "dinamizante". Un compañero, Bruno, me dijo que era "desestresante" y mi ya amiga Ivana me dijo que era "descacharrante".

Por otra parte, últimamente, el tratamiento médico de otra de mis goteras (que serán objeto del oportuno post) ha tenido como efecto colateral (side effect) un insomnio brutal, de esos de triple padecimiento. El primero, cuando lo sientes venir y anticipas todo el sufrimiento que se te viene encima. El segundo, el de las laaargas horas de tránsito que no te queda más remedio que pasar, un rato en "on", otro en "off". El tercero, el del día siguiente, el de arrastrarse, el de las ojeras, el del desdoblamiento mental y físico.

En estas circunstancias me ha encontrado la Noche de los Oscars 2013. En mis sufridos insomnios tengo por norma no moverme de la cama y permanecer a oscuras, conmigo misma y mis circunvalaciones y circunvoluciones. Pero de repente, anoche, me di cuenta de que era noche de Oscars y que seguro-seguro-seguro que @BeQaD y @JonathanSark los estarían retransmitiendo. Dos de la madrugada y ¡BINGO! Con mi Ipad en la mano, la luz de la mesilla en modo atenuado allí estaban. ¡Sí señor!

Y ved por favor, ved adónde me llevó Be. Por cosas como estas yo la adoro, la venero. En el minuto tres de haber aparecido Anne Hathaway empitonada en su traje rosa perla de Prada, alguien había creado ya un perfil de twitter denominado "Los Pezones de la Hathaway"... Yo aplaudiría de pie y gritaría aquello de "autor, autor" para quien haya puesto voz a estos elementos. Que sepáis que este Viernes pienso llevar ESE extracto que os pongo ahí abajo a mi clase de conversación en inglés... No hace falta un grandísimo nivel para entenderlo pero es que tan ... tan... descacharrante.

Introducción: La Hathaway en la alfombra roja. Toda ella cándidez e inocencia.

¿Los véis o no los véis?

Desarrollo: Se lee de abajo a arriba, pero no es menos cierto que da igual el orden. Aprendan, aprendan inglés conmigo. Nipples es Pezones. Creo...

(Cinco intentos esta vez de hacer visible el corta-pega de la cuenta. No domino todavía el entorno del Windows 8 en mi ordenador nuevo... Beg your pardon)



AnneHathawayNipples
AnneHathawayNipples
@HathawayNipple
We're just happy to be nominated.
Tweets

Here's hoping that someday in the not too distant future my wardrobe misfortunes will only be found in stories and never more in real life.
Meet the real stars of last night's show http://nyp.st/WmDUUl #LesNipplerables @HathawayNipple #Oscars2013
 Retwitteado por AnneHathawayNipples
Pointy again. RT @TheAcademy Anne wanted to watch Adele's incredible performance before doing interviews #oscarshttp://instagr.am/p/WI6JjxyUNA/ 
We'd just like to point out that we won Best Supporting Actress without *any* support. #Oscars
Anne left her bra on Crosby Street. #Oscars
We're so happy to be part of this team. #Oscars
WE'RE ALL POINTY. #oscars
Deep breaths. Deep breaths. #Oscars
So what if Fantine's not actually in this song? #Oscars
IT'S OUR TIME TO SHINE. #Oscars
If they try to play Anne off during her acceptance speech, we may slip a nip. So help us, we will slip a nip. #oscars
It's an honor to be considered this year's @AngiesRightLeg. I'd like to thank Victor Hugo. #Oscars
Well this is awkward. #WeSawYourBoobs #Oscars
SO glad we didn't poke Kristin Chenoweth's eyes out. #Oscars
We just won the Breast Dressed Award. Blergh. #Oscars
The Smithsonian tried to make us wear a bra. Oh, Smithsonian!#oscars
Hey girls! (We're on ABC right now). #Oscars
Anne's dress "spoke to her." We spoke to the world. #Oscars
Anyone else feeling a little chilly? #Oscars


miércoles, 20 de febrero de 2013

Escribes poco...

Este es probablemente mi último post con Blogsy. Me he comprado un ordenador portátil, con teclado, con disco duro, con dvd, con varias tomas usb y financiado a doce meses a ver si puedo recuperar parte de mi individualidad y mi propio ser. Me las prometo felices: intimidad, secretismo, inspiración, volver a escribir, dejar libre de nuevo mi verborrea, liberar mi veneno y ser mucho más YO... Mmm, no sé...
Es un Toshiba. Y lo amo mucho ya. Yo es que soy muuuuy de Toshibas. Sólidos, fiables, duraderos y versátiles. El otro ordenador portátil (Toshiba) y el Ipad (mi sublime infidelidad con Apple, yo, que soy de softwares libres,...), los cedo sobrevenidamente al mundo adolescente que me rodea y a sus necesidades perentorias de estudio, deberes, manga, web cómics, vida expansiva, ansia invasiva, etc....Sí-sí-sí, en efecto, carezco por completo de personalidad y de autoridad, tienen ustedes toda la razón.
- Amanita, escribes poco.
- Mmmmsí, es que tengo una vida intensa y apretada y....
- Escribes poquísimo! Tienes que escribir más, no valen excusas.
- Bueno es que mi vida de madre soltera y ejecutiva de postín es complicada y...
- Que no, que no, que no!! Que tienes que escribir mucho más, pero mucho más. Si tenemos tiempo para leerte tienes que tener tiempo para escribir. Sólo tienes que ponerte. Si no te cuesta nada... A TÍ no te cuesta nada
- Eeeeeeh... Esto... Yo....
Acabo de presentarles a Fede... El empujón definitivo. Cuando escriba ya desde mi nueva maravilla de portátil podré poneros links para poner en evidencia a este Ser Insistente y que sepáis más de él. Ni siquiera es de mi Universo. Es prestado. Viene del de @molinos. No obstante, no sería justo dejar al margen a @juanpons que con sus comentarios su Iphone también ha empujado lo suyo, a lo largo de varios meses. Os debo un Gin Tonic a cada uno. Ah! ¿Que no bebéis G&T? Mmmmmmm...
No prometo demasiado ¿eh? Tengo todos los medios a mi favor pero ¿Y las musas? Las jodidas musas ...



martes, 12 de febrero de 2013

Caminito de Chuches...


Martes de Carnaval. Es el 40 cumpleaños de Molinos. Toca hacer un post dedicado a la ocasión por parte de algunos de los blogueros más descerebrados, como Viveiro o Be, excelentemente coordinadas por @Anijol76. Porque Moli ¡¡lo vale!!


Moli es una estrella de la blogosfera, todos lo sabéis. Tanto los rendidos admiradores con y sin criterio, como los tibios que oscilan entre Norte y Sur (Moli, es que lo nuestro ya no es como antes…), como los críticos a los que os saca de quicio y a los que os provoca un placer masoquista venir a verla casi a diario. Porque Moli no os falla, es el blog de todos los días, es la constancia y el tesón, y si bien no siempre es brillante, sí lo es la mayoría de las veces a pesar de la cantidad de material. Pero CANTIDAD… Y escribe bien. En eso no defrauda, y es mucho más de lo que se puede decir leyendo periódicos, revistas, blogs y otros productos del mundo editorial. Moli redacta genial, es una buena narradora y sabe mantener un hilo argumental coherente cuando expresa su opinión, estés o no de acuerdo. Un lujo en los tiempos que corren. No inventa historias, ni imagina cosas, cuenta cosas, su visión del mundo, su vida, sus emociones. Cosas que (le) pasan. También escribe sobre papel, con pluma. Lleva casi siempre encima un estuche de cuero muy gastado, en el que lleva sus plumas e instrumentos de escribir. Una vez lo perdió y no enteró hasta que de repente se lo encontró.

Moli es “o lo tomas o lo dejas”. Luego casi nadie lo deja, critican, comentan cabreados y eso, pero lo que es dejarlo ¡ni de coña! A veces se pone cansina con sus campañas electorales, porque además del blog las hace por e-mail, en directo, por sms y yo creo que por edictos clavados en el tablón del Ayuntamiento de los Molinos. A mí me ha faltado crear un par de cuentas más de gmail para votarla en los bitácoras esos de las narices, que parece mentira que pertenezcan al mundo virtual y tal con el puto coñazo que es votar en esa página. (Aprovecho esta ocasión para manifestar desde aquí que a los Bitácoras les he cogido mucha manía, por su espantoso sistema de voto y por sus decepcionantes resultados). Todo esto lo hago mientras le digo a ella lo cansina que es, hago la cuenta de los Gin Tonics que me debe a cuenta de mis votos y cruzo los dedos para que de una vez se reconozca su obra literaria, porque eso es el blog de Moli en este siglo XXI. Y esta apreciación no es mía, el autor original fue Gonzalo Viveiro, allá en Mayo de 2009. Y a ver, panda de escépticos doctos e intelectualoïdes, pseudo-conocedores de sabe Dios qué misterios de la literatura ¿Que créeis que eran los folletines de Dumas, o los opúsculos de Lope de Vega, panda de ignaros? O las recopilaciones de artículos de destacados periodistas o ensayistas de cuyos nombres no quiero acordarme. 


Moli, Avatar versión Manga.

Moli es decir “curro”, “mola”, “me flipa”, “descerebrados”, “me descojono” “Hola ¿Qué tal?” “eres un/a absurdo/a”, “bolas del desierto” y “estoy hostilizada”. Ha hecho suya y ha engrandecido, ensanchado y definido la palabra "empotrador". Moli es categórica, está en posesión de la verdad y lo manifiesta de forma contundente. Pero es porosa y permeable y a veces, sufre de lo que yo llamo “Síndrome de los posos del té”. La idea o contra-idea ha penetrado en ella, flota en su ser, va dejando su rastro y su esencia y después de un tiempo se da cuenta de que le ha dejado poso. Y de ahí los posos pasan al efecto “Avecrem”: no sólo cuecen, enriquecen. Por ejemplo, ahora le ve "un puntito" a Robert Downey Jr después de haberse descojonado en mi cara por lo muchísimo que me pone. Y no olvidemos lo de hacerse runner… el Mayor Bocachanclismo Made in Molinos EVER.

Moli es también una bofetada de realidad. Cuando una está tan a gusto revolcándose en el fango, en un mundo de autocompasión y decidida a dejarse llevar hasta el fondo e incluso rozar la autodestrucción (como parte del decorado y como elemento de tensión dramática), puedes contar con que Moli vendrá y te dará dos collejas, desmontará todo tu escenario, te obligará a poner los pies en el suelo y te dirá eso de “no seas absurda” y “tú puedes con esto”. ¿Os suena? Síiiii, ¡¡Es como Molimadre!! Pero Moli le añadiría un detalle de estilo: “Por cierto, córtate esa melena larga y lacia, que te sienta de angustia”, y mientras te sorbes los mocos ya estás llamando a la pelu. 

Pero si las cosas están realmente mal, si la vida te ha hecho una de esas cicatrices profundas, puedes contar con la aparición de Moli modo “Gato Siamés”. Moli es un poco gato, sí. Muy independiente, y en estas ocasiones además discreta, elegante y cálida. Se hace una pelota que se pega a tí y que te reconforta sin estridencias. Luego en el momento exacto te pone un Gin Tonic en la mano y te explica con todo lujo de detalles porqué la depilación integral del vello púbico es el horror pero sin embargo es algo que hay que probar al menos una vez en la vida. Y sabes que lo peor ha pasado.



Porque Moli es generosa en extremo, y una de las personas con menos apego a las cosas materiales que conozco. Es generosa en el mundo virtual, generosa con su blog roll, generosa con su plantilla, con los logos esos que se pone en los laterales (ahora hay uno de naranjas y otro de madres) y es generosa también en su mundo real. Yo le digo que se expone demasiado, pero claro, no me hace ni puto caso. A veces le entra un ataque de “perezadaquismo” o lo que es lo mismo, que alguien le de pereza y entonces estás perdido/a: te castigará primero con su cáustico desprecio y luego directamente con su falta de aprecio. Te vuelves invisible en el Molimundo, aunque sigas haciendo comentarios y siguiéndola en twitter y facebook. Querido/a: has muerto…

Moli es como un concierto en el que no dejas de reconocer el patrón del autor, ya sea “Born to Run”, “Loose Ends”, “She’s the One” , o “Twist and Shout". Pero para el que sabe escuchar, debajo de tanto instrumento de cuerda y de viento y de tanta percusión hay otro sonido, como un latido, una cosa sutil que subyace detrás del conjunto pero se funde con él. Es como un toque de curry picante, el punto exacto de sal, un leve aroma a vainilla y canela, ese “je ne sais quoi”. Es la comedura de tarro perpetua de Moli, es su yo en frecuencia acelerada y aterrada que se desenvuelve en cinco mundos paralelos que van del gris al marrón pasando por el amarillo y también por el rosa, no os vayáis a creer. La misma Moli pero en cinco mundos diferentes, a través de cinco filtros distintos, el eco de esa impresión suya de ser un fraude pero que es la esencia misma de su coherencia, para el que sepa mirarla.

MOLI, Avatar versión South Park. Mi Favorito!!

Feliz Cumpleaños Moli.

PD: Los avatares que me he currado para ti molan mil.

martes, 1 de enero de 2013

Y el año que viene...

¿Alguno me ha echado de menos? Os juro, de verdad, que lo que me ha faltado ha sido tiempo. Bueno, y un poquito de inspiración también, quizá. En realidad, como tantas otras veces, vino la vida y me atropelló, y aquí me tenéis, sacudiéndome el polvo del golpe.


No sé si en esta prolija biblioteca vital que este mi blog os he contado que pertenecía a una familia corta. Mis padres emigraron cuando éramos pequeños al corazón del Africa Negra. Mi padre era un emigrante muy cualificado, que llevaba a cuestas una familia latina muy tradicional. Una mujer una década más joven, y dos hijos pequeños, de los cuales una niña monérrima llamada Amanita, y además su hijo varón. Allí, tan lejos, surgió al mundo mi hermana Peque, que tiene uno de los DNIs más complicados que he visto, porque por mucho que abrevien el swahili, es físicamente imposible que entren el nombre completo de su lugar de nacimiento, más la provincia, más el país en ese pedazo de plástico tan reducido. Claro que desde aquellos tiempos, el país ha cambiado nombre un par de veces... Pero sigue siendo largo.

En la década que pasamos viviendo tiempos interesantes en aquellos lejanos mundos, no es que tuviéramos un trato cercano con la familia de la península. Las cartas iban y venían en sus sobres rayados en azul y rojo con la leyenda "by air mail" en una esquina pero los kilómetros era muchos, la comunicaciones otras y crecimos hablando otro idioma, hablando el propio con acento extranjero y con una visión del ancho mundo un tanto sesgada. Cuando volvimos a España ya era 1978, y los hermanos Phaloides flipábamos delante de un simple kiosko. No dábamos crédito a semejante abundancia de chuches (chicles, nubes, gominolas, ¡caramelos de cuba libre!...) No sabíamos quiénes eran Zipi y Zape, ni Mortadelo y Filemón. Conocíamos a Tintín, Spirou, Gaston Lagaffe, el chocolate "Cote d'Or" y tomábamos quinina de forma regular para prevenir mil males. También os cuento que en aquellos tiempos extraños y no tan lejanos en medidas de evolución social, los kioskos españoles estaban repletos de revistas que tenían algo que se denominaba "desnudos". Sí, si, si, la palabra se susurraba, pero había colas de viejos verdes y de jóvenes verdes contemplando senos, culos y lo que debían ser miradas repletas de sensualidad. A nosotros eso no nos impresionaba demasiado, mi abuela parecía morir en cada visita al kiosko con tanta exhibición de impudicia e indecencia, pero lo que a nosotros nos tenía descolocados eran los Cheiw de fresa ácida, los ositos de goma y aquellos caramelos que se vendían en tiras y que venían rellenos de pica-pica...

Resumiendo: éramos un poco raros, y estábamos levemente desarraigados. Nuestro traslado a la costa de la reserva noroccidental de esta península no contribuyó a la extensión y proliferación de los vínculos familiares. O sea, nos queríamos y eso, con algunos tíos se hablaba más de dos veces al año (Nochebuena, Fin de Año y a lo mejor el cumple de propina), con otros esas dos justitas, y no se pasaba el teléfono, que era un instrumento de lujo que reposaba allá arriba, en su pedestal. Decía con esto que tenía una familia corta. Mi hermano, por azares de la vida, desapareció en esos abismos oscuros y profundos que todas las familias tienen, y que hacen que a algunos de los descendientes y colaterales se les mire esquinados y se murmure "mira que si sale al tío Esquiloncio...". Mi madre murió joven, a los 50, teniendo yo 29. Yo me divorcié y me llevé como patrimonio dos hijos hoy adolescentes efervescentes. Y un par de lecciones bien aprendidas. Mi padre murió el año pasado. Me queda pues mi hermana pequeña. O sea, tengo a mis hijos, pero esta Amanita no tiene más familia que la conozca y que tenga licencia para criticar y no morir en el intento que Peque Phaloides. Que se casó con un tío majo, tuvo un par de hijos más majos aún y que no destila veneno como yo. Lo suyo es vitriolo... Pero ella es importantísima en mi vida, y con ella los suyos.

Tras un amago de quedarme sin esa cortísima familia, porque mi cuñado se fue allá lejos, a 13.000 kilómetros a levantar su futuro con altas paredes de ladrillo de centros comerciales, con la lógica consecuencia de llevarse lejos de mí a mi hermana y mis sobrinos, al final la cosa no progresó. Volvió con un cuadro médico extrañísimo que nos volcó la vida en cosa de una semana. Lo que parecía una retención de líquidos brutal por las trece horas largas de vuelo de España-Fin del Mundo resultó ser una enfermedad renal de lo más jodido oigan. Que no saben ustedes qué putadas nos rondan en forma de enfermedades crónicas, dolorosas, humilladoras, absorbedoras. Y a mí me pilla de tangente. Sólo de tangente. Pero estamos jodidos. Aún así, puede que tengamos una oportunidad y con ella un futuro, pero el camino es largo, y duro.

Pero eso, y además por esos cambios un tanto inquietantes, otro poco humillantes, en todo caso preocupantes que rondan mi vida laboral, y que me quitan un poco el sueño, con alguna que otra preocupación añadida pero que no me da derecho a plañideras, me hallo un tanto ausente de estos lares.

Que no me pasa nada, pero les pasa a los míos, y a ellos me debo.

Feliz 2013. Para ustedes, y para los míos. Por favor.